iPhone 8 vs iPhone 8 Plus vs iPhone X

iPhone X vs iPhone 8 vs iPhone 8 Plus - Comparativa de características

En el año 2017 Apple hizo un movimiento que nunca antes había hecho: lanzar dos generaciones de iPhone en el mismo evento. La compañía de Cupertino se aventuró al anunciar al mismo tiempo el iPhone 8, el 8 Plus y también el iPhone X.

Los dos primeros podríamos considerarlos como la evolución del iPhone 7, ya que comparten diseño, mientras que el iPhone X es un teléfono que rompía completamente con el pasado para estrenar características nunca antes vistas en un smartphone de Apple: pantalla OLED sin apenas bordes, Face ID, desaparición del botón home…

Las especificaciones generales de los tres terminales son muy similares e incluso comparten algunas de ellas como: procesador Apple A11 Bionic, 64 o 256 GB de capacidad de almacenamineto sin posibilidad de ampliación, cámaras traseras de 12 megapixeles, cámara frontal de 7 megapixeles, Bluetooth 5.0, carga inalámbrica y carga rápida, parte trasera con acabado en vidrio, resistencia al agua IP67 (hasta 1 metro de profundidad)…

Pero es en los detalles donde están las diferencias y en las siguientes líneas queremos hablar de estos detalles que te ayudarán a decidir si decantarte por uno u otro modelo.

¿Te gustaría saber cuáles son exactamente las diferencias entre el iPhone 8, 8 Plus y X? ¡Vamos a verlas!

Pantalla

La pantalla de un smartphone es uno de los componentes más importantes y por ello Apple siempre se esfuerza en ofrecer las mejores pantallas posibles.

Apple siempre ha apostado por el LCD para sus pantallas y en varias ocasiones han dicho que no pasarían al OLED hasta que pudieran ofrecer una con la calidad suficiente.

Según parece el 2017 fue el año en el que consideraron la tecnología lo suficientemente madura, ya que el iPhone X fue el primero en integrar un display con esta tecnología.

La pantalla del iPhone X tiene 5,8 pulgadas con una resolución de 2.436 x 1.125 píxeles y una densidad de 458 píxeles por pulgada. Además, la pantalla ocupa prácticamente la totalidad del frontal del teléfono, con la excepción de una pequeña “península” (bautizada como notch) en la parte superior donde está colocada la cámara frontal y otros sensores del terminal.

Los iPhone 8 y 8 Plus disponen de pantallas LCD que continúan con los bordes a los que ya estábamos acostumbrados de generaciones anteriores como el iPhone 7, 6 o 6s.

El iPhone 8 monta una pantalla de 4,7 pulgadas con una resolución de 1.334 x 750 píxeles y 326 ppp de densidad, mientras que el iPhone 8 Plus tiene una pantalla de 5,5 pulgadas con 1.920 x 1.080 píxeles de resolución y densidad de 401 ppp.

Cámaras

En el apartado cámaras no hay diferencia en el número de megapíxeles, pero sí en otros aspectos como la estabilización óptica o la apertura máxima de los diafragmas de las cámaras. Detalles muy importantes para la calidad de las fotografías.

El iPhone X lleva un sistema de doble cámara (angular + teleobjetivo) de 12 megapíxeles cada lente. Además, dispone de estabilizador óptico de imagen para reducir la posibilidad de que las fotografías o vídeos queden movidas y la apertura máxima es de f/1.8 en el angular y f/2.4 en el teleobjetivo.

El iPhone 8 Plus replica las características de las cámaras del X salvo que la apertura máxima del teleobjetivo se queda en f/2.8.

El iPhone 8 únicamente dispone de una lente en la parte posterior, también de 12 megapíxeles, y su apertura máxima es de f/1.8. Además, dispone de estabilización óptica.

En cuanto a las cámaras frontales son exactamente iguales. La única diferencia la encontramos en el iPhone X, ya que funciona junto a una serie de sensores infrarrojos necesarios para la tecnología Face ID de la que hablaremos más adelante.

Sistema de desbloqueo seguro

Tanto el iPhone 8 como el 8 Plus integran el sistema de seguridad Touch ID que ya estaba presente en generaciones anteriores. Gracias a él es posible desbloquear el terminal con la huella dactilar, así como confirmar pagos a través de Apple Pay, acceder a apps protegidas con contraseña, etc, etc…

En el caso del iPhone X esta característica no está presente. En su lugar integra la tecnología Face ID de identificación facial. Gracias a esta tecnología es posible desbloquear el teléfono o confirmar pagos de Apple Pay a través de nuestro rostro, simplemente mirando a la pantalla del terminal. Además, gracias a su llegada Apple pudo deshacerse del botón home para siempre.

Batería y RAM

En el apartado de baterías nos encontramos que el iPhone X tiene una capacidad de 2.716 mAh, el iPhone 8 Plus de 2.691 y el iPhone 8 de 1.821.

Por último, en cuanto a diferencias de hardware, encontramos que el iPhone X y el iPhone 8 Plus tienen 3 GB de memoria RAM, mientras que el iPhone 8 lleva 2.

Como puedes ver los tres dispositivos son bastante similares en cuanto a características y también a rendimiento. Es cierto que el iPhone X parece un teléfono mucho más moderno gracias al cambio de diseño y a la pantalla sin apenas bordes con los que cuenta, pero cualquiera de los tres son grandes terminales, con los que seguramente estarás encantado durante algunos años.

¿Ya tienes un poco más claro cuál es el modelo que mejor te encaja? Sea cual sea el elegido, recuerda que en Forall-Phones puedes encontrar iPhone reacondicionados al mejor precio.

Artículo anterior Comprar iPhone de segunda mano - Qué debes verificar antes de lanzarte
Artículo siguiente Cómo restaurar un iPhone a estado de fábrica cuando empieza a fallar

Deja un comentario

* Required fields